EMPATÍA Y SINCERIDAD.



En los negocios, entre jefes y sus empleados existe cierta relación entre ellos con conflictos de intereses., por lo tanto la relación no es natural como lo puede ser la de dos amigos. Por una parte el trabajador quiere trabajar menos y cobrar más. Y el empresario quiere aprovechar su situación para que el trabajador cobre menos y trabaje más. Hay conflicto de intereses. Con los años el tipo de relacion entre Jefe-empleado dejó de ser la del tipo jefe malvado para convertirse en el jefe manipulador que con sonrisas, pequeños premios, y buenas palabras consigue más producción que con amenazas y malas caras. Pero en los últimos años, la relación entre jefe y empleado se está perfeccionando y, en las grandes empresas, en las multinacionales, a los jefes o gente con más gente a su cargo, se les enseñan nuevas técnicas de motivación. Ahora no se trata de manipular al trabajador y mucho menos de asustarlo.

En las nuevas técnicas, se enseña a los gerentes que de nada sirve manipular al trabajador, que con el tiempo se darán cuenta y se pondrán en contra. Enseñan que lo que deben hacer es ganarse su confianza y cuando este se relaje, hacer suyos los objetivos de la empresa. Entonces el trabajador pensará que el beneficio de la empresa es su beneficio (algo que en las grandes empresas no es del todo cierto) y por tanto trabajará más, mejor y más motivado. Porque estará trabajando para él.


Y por qué os cuento este rollo, porque en el campo de la seducción hay que llegar a ese último punto también. Debemos tener la confianza de la mujer a la que debemos conquistar. 

Es cierto que los primeros instantes son muy importantes, pero después también tenemos que tener en cuenta aquello que decimos y aquello que pensamos... nuestras respuestas. 

Así como el jefe consigue lo que quiere de un trabajador escuchando y dialogando de forma amistosa para que este último baje las defensas. Nosotros debemos conseguir lo mismo, debemos permitir que la mujer a la que queremos conquistar baje las defensas, y para ello debemos tener dos puntos en cuenta:

1º- Empatía. Para que una mujer confíe en ti, es necesario que te pongas en su lugar. Cuando te cuente sus problemas, ponte en su piel. Eso creará un ambiente agradable y se sentirá tranquila. Si la entiendes, y se lo dices, ella lo sentirá como un regalo. - Te entiendo Maria-.... aunque hayas perdido el hilo de la conversación. Con el tiempo ella se sentirá bien cuando esté contigo, te echará de menos porque serás de las pocas personas que la comprendes.... al fin y al cabo, todos nos sentimos un poco así de vez en cuando no?... en fin.


2º- Sé sincero. A la hora de opinar sé sincero, no te acobarde decir tu opinión. Muchas veces prefieren que les digas exactamente que opinas de ella que lo que se supone que deberías opinar. Si te cuenta que ha hecho algo que tu crees no es adecuado, puedes decirlo de forma segura y razonada. Eso es una característica de un macho alfa, de un jefe de la tribu, hablar y que su opinión sea escuchada.

* Por último, ten cuidado en no entrar en friendzone, no nos interesa ser amigos suyo... y si ves que vas entrando en esa zona empieza a conquistar a otras mujeres. Que entienda que tú eres especial para ella pero que si no te da lo que quieres te perderá.

BÁJALA DEL PEDESTAL.


En la sociedad en que vivimos, el rol de las mujeres es muy diferente al de los hombres y, esto, aunque parece evidente, trae muchas consecuencias que ahora analizaremos y que van a condicionar el modo de conquistar, flirtear o enamorar. El modo en que las mujeres ven el mundo, e incluso las respuestas que tienen, no son similares a las nuestras... y eso es simplemente porque son mujeres.


Seguramente, habréis oído decir que las mujeres son de venus, que las mujeres son más interesadas que los hombres, etc.... son tópicos que se sueltan pero que esconden una realidad muy clara. La mujeres son mujeres y nosotros hombres... y esto tan evidente qué quiere decir? Pues que en la sociedad que tenemos, nosotros somos los que vamos detrás de las mujeres y ellas las que están acostumbrada a que le vayan detrás. Ellas saben que pueden conseguir al chico que quieran, que sino es ese, será el otro, y sino otro, chicos no le harán falta... y esto lo van aprendiendo desde pequeñas y lo van incluyendo en su forma de ser. Pero claro, para enamorarse, debe de haber un poco de desafío (o mucho), debe tener la sensación de que le ha tocado la lotería. Si una mujer que deseas, se acerca a ti y de primeras le dices que es la mujer más bella del mundo, que es especial, si la invitas a lo que quiere o haces lo que ella desea; puede que a ti te parezca que estás haciéndolo bien y que eres todo un galán, pero eso es un error. Cada vez que le haces esas tonterías, estás cavando tu propia tumba, estás destinado al fracaso. Ellas, todos esos alagos, todas esas florituras románticas las pueden conseguir de cualquier hombre y lo saben... ¿crees que eso que puede conseguir de cualquier hombre le va a despertar la chispa del desafío? ¿Crees que le va a ser un aliciente? ¿morbo? ¿coqueteo? .... YA te digo yo que NO. Lo que inconscientemente le estas transmitiendo es "estoy desesperado por estar con una mujer", aunque no lo estés. Eso ella lo procesa y piensa.... va! es como todos! no me merece la pena.... Si hace eso, ves olvidándote porque acabas de llegar al punto de inflexión y ahora solo irás cuesta abajo.


Quizá a nosotros nos agrade que nos digan que somos especiales y que nos traten así, a ellas también pero en su justa medida... ¿por qué? Te lo voy a repetir y recuérdalo para siempre: Son mujeres, no son buenas ni mala, son mujeres y están acostumbradas a tener al chico que deseen, por eso buscan lo difícil, lo atractivo, lo que ellas crean que merece la pena luchar y conseguirlo. De nada sirve que la superalagues, que la colmes de cumplidos y regalos sino cree que mereces la pena como objetivo.

Los difícil es pues, mantenerse en la linea fija entre la indiferencia y la entrega. Algunas veces conviene la indiferencia, alejarte de ella y bajarla del pedestal.... en cambio, otras veces hay que alagarla y hacerla sentir una mujer especial para que no acabe por perdida la historia, el romance. ¿Cómo saberlo pues? 

Dos consejos te doy:

1º- Contra más lo desea ella, más debes bajar tus alagos, tus declaraciones amorosas. Siempre claro que no sea algún problema de autoestima claro (no somos monstruos). Quiero decir, si por ejemplo tiene un accidente o lo que sea, y tiene una herida que le va a dejar cicatriz visible y eso le hace sentir desdichada, ahí hay que apoyarla. Pero si ves que simplemente se trata del juego de poder entre sexos, muéstrate indiferente a sus encantos.

2º- Si no sabes si pasar o no pasar. Si nos sabes si mostrarte indiferente o estar pendiente de ella. Muéstrate indiferente, pasa y no entres en su juego.

Por último, si tienes una amiga y le preguntas por esto que has leído, posiblemente te dirá que eso no es así. Claro, es su punto débil... Aunque algunas son lo bastante sinceras con ellas mismas como para decir la verdad.




NO TE CONVIERTAS EN LO QUE ELLA QUIERE.


A estas alturas de la corrida película, ya sabrás que las palabras tienen un papel secundario, quizá terciario o cuaternario. Las mujeres dicen unas cosas pero realmente quieren otras. Te digo que mi experiencia propia y la de otros amigos y conocidos que he podido analizar, me ha demostrado una teoría que he visto confirmada una y otra vez después de mucho comparar y comprobar... y es que no te puedes convertir en lo que ella quiere.

Son muchos los hombres que tras meses o años de estar con su pareja han cambiado sus costumbres, sus aficiones, e incluso sus gustos y su manera de ser, por las costumbres, las aficiones, los gustos y la manera de ser que ella quiere. Algo que hará usando todas las técnicas posibles a su alcance, desde sexo sonrisas y formas de ser que te agradan, hasta sofocos y lloros. Si te has convertido en su perrito faldero, pasarán dos cosas:
1ª Que ella se canse de tener un perrito faldero.
2ª O que tengas una relación aburrida, sin vitalidad, ni chispa y triste... vamos una vida que siempre habías soñado, eso sí, aun la tendrás a ella.... enhorabuena.


¿Y por qué pasa esto? ¿Por qué si un hombre se amolda a la forma de ser que ella quiere ella lo deja o la relación se pudre?

La respuesta es sencilla. Como antes hemos dicho, ellas hablan y hablan y te razonan que quieren un chico romántico, un chico cariñoso, sincero, responsable, amable, buen marido, buen padre, respetable, amigo a la vez, que las escuchen, les gusten las comedias románticas, que las acompañe a comprar, etc, etc, etc... Pero esto son únicamente palabras, palabras que les han dicho anteriormente sus padres, y ellas las repiten porque son atributos lógicos y valorados. Pero se olvidan de que son mujeres y nosotros hombres, tenemos que ser diferentes, tenemos que tener nuestros gustos y nuestras decisiones. De hecho, lo más característico del sexo masculino, no solo en humanos, sino también en otras especies de mamíferos, es ser independiente. El león no va a comprar ropa con la leona, el chimpancé no se queda hablando de chismorreos de otras monas, y aun así, ellos despiertan la atracción en las hembras. No interpretemos esto de forma literal... debemos tener nuestro criterio, nuestro sentido del humor, nuestra vida, en definitiva, nuestro modo de ver el mundo y eso es señal de madurez y es lo que nos dará seguridad en nosotros mismos.

Ellas dicen con palabras que quieres que seas romántico, un chico cariñoso, sensibles, sincero, responsable, amable, buen marido, buen padre, respetable, amigo a la vez, que las escuche, que las acompañe a comprar, etc, etc, etc... porque consideran que son atributos loables, admirables. De hecho, ellas quieren ser así, y suelen serlo o lo intentan: son románticas, cariñosas, sensibles, sinceras, responsables, amables, buena mujer, etc...  Y tú no eres una mujer (que no quiere decir que estos atributos sean malos eh?) . Eres una persona, sí, pero en relación a ellas, tu papel natural es de hombre. Si te comportas así ellas te están traspasando el papel que ellas quieren como mujer y persona. Pero en el fondo, ellas son mujeres, y lo que en el fondo quieren es un hombre. Eso es lo que les hace sentir vivas, excitadas, amorosas, eso es lo que les hace sentir mujer. Y una mujer sin un hombre completo, no se sentirá mujer completa.



Ellas hablan y te dicen que te conviertas en lo que ellas quieren. Pero nunca lo hagas, sé un hombre, no una carcasa vacía. Seamos hombres para ser felices para que ellas sean mujeres y sean felices. Debemos admitir que somos diferentes e independientes, y si te quieres, si la quieres, y quieres que tu relación amorosa sea autentica recuerda: No te conviertas en lo que ella quiere.


EN INTERNET, TEN LA ÚLTIMA PALABRA


Como sabemos las tecnologías nos ofrecen nuevas formas de conocer mujeres feas, guapas, gordas, flacas, altas, bajas, etc... lo que sabemos es que en su perfil van a poner las mejores fotos que tengan. La que sea guapa colocará más fotos de su cara, la que tenga un culo con forma de corazón, se hará más fotos de su cuerpo y su trasero. Y también al contrario, la mujer que se vea gorda no mostrará su cuerpo, pero es posible que se haga fotos de su escote,.... lo que quiero decir con todo esto es que, en general cuando veamos a una chica en internet y digamos .... - Esta se merece un 10!- ... pues la verdad es que le tienes que quitar 1 o 2 puntos.... mejor 2.

Primero, porque tenemos que tener en cuenta que se pone la mejor foto
Segundo, porque si le ponemos un 10, tendemos a idealizarla según nuestros gustos y entonces pasamos a ser lo perritos falderos. Los seguidores.

Sabiendo esto, os voy a confesar un secreto que en el fondo sabes, un truco, un detalle que tenemos que tener en cuenta en todo el juego de la seducción por internet, y es muy sencillo: TEN LA ÚLTIMA PALABRA.

Con esto no me refiero a que actúes de forma infantil contestando como un niño. La última palabra puede ser un silencio, una pausa. Exactamente, a lo que me refiero es al cierre de la conversación, ese siempre debes ser tú. Ejemplos:

Ejemplo 1: Se acerca la hora de dormir, y notas que te cuesta más conversar con ella o percibes que pierde interés. Bien, si no estas totalmente rápido y despierto como para renovar la conversación, es mejor que seas tú el que te retires, el que se despida con cualquier escusa. No esperes a que sea ella, sino demostrarás que tu interés es mayor al suyo.... y eso no te interesa.

Ejemplo 2: En una conversación dilatada en el tiempo, que habláis un día sí y otro no. Puedes preguntar su opinión o decir algo gracioso y desenfadado para que cuando lo lea, le transmita esa sensación, ese bien estar desenfadado. No le preguntes sobre el trabajo, sobre la salud de algún familiar (eso lo haces después) o sobre alguna obligación, ella no quiere recordar eso. Además no quieres que te asocie con algo que ella no desea... que es el trabajo o una mala temporada. Cuando responda, como lo habrá hecho del buen rollo, de la confianza y se habrá abierto emocionalmente, entonces debes esperar un poquito más de lo normal, es un detalle importante. Ahí eres tú quien marca la dirección de la conversación y ella de manera subconsciente y consciente, estará esperando la respuesta a su comentario sincero o ingenioso.... estará deseando que esa buena sensación que le transmitiste en el primer mensaje/pregunta se repita de nuevo y, si tardas y te demoras en contestar, quizá sea por algún motivo (si es insegura pensará que es por algo que ha dicho) . Lo que buscamos es que esté a la expectativa, que esté pendiente de nosotros.... así que ten paciencia.

 Resumiendo, se tú quien lleve la conversación, quien lleve las esperas y los momentos de hablar, intenta mantener el interés con frases que le transmitan alegría y seguridad intercalándolas con silencios y un fingido desinterés.

Te recuerdo que una mujer busca en internet un ideal (y el hombre también) pero ese ideal no existe. Dentro de ese grupo de características del hombre ideal es que es un poco inalcanzable, que está un poco por encima... por tanto, no te muestres muy accesible de primeras.

ERES EL REY.

Seguramente todos habéis jugado alguna vez al ajedrez, y todos sabréis los movimientos que tiene cada ficha... desde el peón, que solo sirve para sacrificarse en beneficio de la estrategia, hasta la reina que es la más fuerte y poderosa, pasando por la pieza más importante, EL REY.

El poder del rey es un poder simbólico, en el juego no es una pieza fundamental para conseguir ganar, en todo caso, para evitar perder. Todas las piezas excepto los peones son capaces de hacer movimientos largos, de varias casillas y en varias direcciones, capaces de matar fichas de forma más fácil que el rey. Pero el rey se mueve de uno en uno, no es peligroso, su poder dentro del tablero es muy limitado, pero no obstante, es el más importante.



Genéticamente, las mujeres se sienten atraídas por hombres con dinero, con presencia, con poder, (el caballo, la torre o el alfil) etc... pero claro, no todos podemos llegar a ser ricos. Pero no todos somos Brad Pitt o somo como el tio Gilito... frente a eso no podemos hacer mucho porque la sociedad fomenta la desigualdad (todo hay que decirlo). El instinto de la mujer reconoce la posición social como un atractivo, un valor añadido que de forma subconsciente pero también de forma consciente produce una gran interés en ella.

Pero si no tenemos ese poder, ¿cómo podemos destacar?.... La respuesta es sencilla: como hace el rey. El rey en el ajedrez tiene un conjunto de relaciones con los demás que lo hacen valioso. No importa el poder económico, sino el halo que transmite el poder de las relaciones. Un hombre que es amado, que la gente le habla con respeto, con cariño, y que la gente le escucha y tiene en consideración su opinión, es un macho alfa. Un hombre así produce un efecto de atracción que se introduce en el interior de la mujer y despierta su interés.


Por ejemplo, una mujer que no recibe tu atención porque estás atendiendo a otra mujer, te valorará y estará deseosa de conseguir tu atención. Cuando le hables se mostrará entre tímida, simpática y accesible... y todo para conseguir que el macho alfa, no el más rico, ni el más guapo, sino el más poderoso, se fije en ella. Pero ser poderoso puede ser solo una impresión, una interpretación, sin la necesidad de ser rico o conocer a Obama podéis desprender un aroma a poder. Tenéis que tener muy claro que es una lucha de poder, y que ella va intentar llevarse el gato al agua.... Entrar en su lucha es perderla, porque eso quiere decir que ya te has fijado en ella y que te interesa. Y en la lucha de "a ver quien gana", no pierdes la batalla si la ves guapa y deseas conocerla o acostarte con ella, la pierdes cuando ella se valora más a si mismo que tú a ti mismo. Si pasa esto, interpretará que, aquellos miedos, aquellas inseguridades que internamente tiene, como cualquier persona, tú nos los puedes resolver... porque transmites menos seguridad que ella. No se va a sentir segura contigo, algo que genéticamente es indispensable.


No se si acabas de entender todo esto, es un juego psicológico muy profundo, pero si lo pensáis bien, quizá ya os hayáis dado cuenta... y si no ya veréis....

Por tanto, sé el Rey... mejor dicho, no intentes ser el Rey, ya lo eres. Eso supone seguridad en uno mismo y relaciones fructíferas con tu entorno. 

Pero bueno, esto no es una norma que se cumple al 100%. Piensa que las mujeres son muy diferentes (en la superficie) y algunas prefieren a chicos débiles a los que cuidar, es otra forma de olvidar sus propias inseguridades. Simplemente pensando en las de su pareja.

EL MIEDO AL RIDÍCULO

Probablemente, una de las principales barreras que debemos superar para conseguir ser un verdadero conquistador, es el miedo a hacer el ridículo.

Quien no se ha echado atrás a la hora de entrarle a una chica, de decirle una frase para conocerla, para hacerla reír, a la hora de preguntarle si quiere quedar o para mostrar los sentimientos que uno tiene. Todos hemos pasado por es ¿verdad? Pero con el tiempo el miedo al ridículo debemos superarlo.

¿Qué es el ridículo?

Podríamos definir el ridículo como el miedo a no cumplir las expectativas, a querer y no poder. Pero... ¿qué sucede si una chica nos dice que no quiere nada con nosotros? ¿es el fin del mundo? ¿Vamos a contraer una enfermedad mortal? ¿Vamos a perder el trabajo de nuestra vida? ¿Perderemos la capacidad de estar con otras mujeres?... La respuesta es NO, no pasa nada. Si una mujer nos dice que no, no pasa absolutamente nada. Bueno, sí pasa una cosa, si te dice que NO, rompes una barrera, te deshaces de una tensión, de un peso que llevas, te sientes más ligero al ver que no sucede nada malo... que el mundo sigue girando y está lleno de flores.

Claro, detrás del miedo al ridículo, se esconde realmente una baja autoestima. Uno debe ser tal y como es, debe olvidarse de cumplir los roles sociales. Uno, tiene que perder al miedo a mostrarse y debe tener siempre en mente que la vida es corta y que debemos vivirla plenamente, sin miedos y sin complejos. Que hasta el Papa se equivoca, que hasta el rey y el presidente se equivocan.

Hace tiempo, escuché una frase que decía algo así: Solo se hace el ridículo quien tiene miedo a hacerlo. Y lo creo sinceramente. Pienso que nuestra forma de actuar puede no gustar a alguien, que otra persona no esté de acuerdo  con lo que hagamos o digamos... pero el ridículo se hace cuando nosotros nos avergonzamos de nosotros mismo, cuando nuestra autoestima es baja, cuando queremos mostrar una cosa que no somos... ¿por qué no podemos ser nosotros mismo? Lo que más baja la autoestima, es hacer lo que nos dicen lo que debemos hacer sin tener nuestros sentimientos en cuenta. ¿Acaso tenemos que agradar a todo el mundo? Si lo piensas, no solo no agradarás a las mujeres, sino que no serás feliz.... y eso es más importante.


Cuando uno es uno mismo y actúa sin complejos, sin contradicciones, sin miedos al ridículo, rebosa energía y una luz en la mirada. Transmite presencia y energía y eso, es muy atrayente para las mujeres.

EL ARTE DEL CONQUISTADOR

El conquistador, mejor dicho: EL TRIUNFADOR. Es ante todo una actitud. Es la idea interior de que hagamos aquello que hagamos, realmente está bien hecho. Es no seguir a nadie y confiar en uno mismo. Es actuar con el respaldo y la seguridad de nuestra experiencia, una experiencia que reafirma nuestra personalidad y nuestra manera de ser.



Este párrafo anterior, que podemos leer en cualquier libro de autoayuda, es la base no solo del conquistador o del triunfador, sino también la base de la seguridad en uno mismo.

La actitud del conquistador es aquella que NO NECESITA de nadie ni nada para su seguridad (me refiero a la seguridad interior, a su integridad, no a la material).  Se deja un poco llevar y no necesita controlarlo todo.

Esta actitud, no solo es la señal distintiva del macho alfa, no solo va a ser la señal que de manera subconsciente llegará a la mujer y le indicará que tú eres el mejor partido, es además la baza oculta que te hará ganar la jugada, el juego y todo lo que hay en la mesa. Aparte de rebosar atracción, la personalidad del triunfador pasa por encima de las barreras subconscientes que cualquier chica tiene o construye cuando se da cuenta que van detrás de ella y no está convencidas del todo... (aun estando totalmente convencidas es posible que no bajen todas las barreras, pero ese no es el tema).

A nivel más profundo que las palabras, se libra una sutil batalla de emociones, sentimientos, instintos e inseguridades que son realmente las que van a tomar la decisión de si una chica tome la elección de entregarse a ti o no. Normalmente, cuando a una mujer se le corteja (esta palabra me suena a siglo XVII, en fin) cuando tratamos de conquistarla, lo primero que hace es ponerse unas barreras, barreras psicológicas como estas y que pueden llevar al traste nuestra empresa: este solo quiere tener sexo, quiere aprovecharse, no acaba de gustarme, es un baboso, emocionalmente inseguro, me está agobiando o, incluso si ella tienen una autoestima baja puede llegar a rechazarte por haberte fijado en ella...

Esto quiere decir que se encontrará en un conflicto que si no conseguimos solucionar pronto, puede que salgamos perjudicados. Por una parte está la atracción, el sentirse mujer alagada y amada y, por otra las barreras de las que hemos hablado... cada una tirando en posiciones opuestas.

Pero la personalidad de conquistador, de triunfador, elimina las barreras, veamos: el triunfador como es una persona segura, no hace planes a largo plazo, no está buscando a la mujer de su vida ni a la madre de sus hijos... se siente seguro consigo mismo. Además, no necesita ser baboso porque sabe que su personalidad agrada, no es emocionalmente inseguro sino todo lo contrario, y por supuesto le aumentará la autoestima a ella porque al ser un triunfador él se rodea de lo mejor.

El triunfador elimina todo lo malo para que solo quede lo bueno. La parte femenina, la parte animal, la magia, el dejarse llevar.... ya no hay barrera que deshacer... 

No se si se ha entendido del todo, resumiéndolo con una frase, podríamos decir : Al triunfador se le abren las puertas solamente con su actitud.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...